Chutillos 2019

Algunas verdades sobre San Bartolomé de Potosí

Ni diablo, ni San Bartolomé.

Le festividad de Ch’utillos es un hecho cultural, el resultado de un largo proceso histórico, tanto que sus orígenes se remontan a tiempos preincaicos.

Para encontrarlos, es necesario retroceder a la época en la que estas tierras eran ocupadas por la nación qaraqara. “Varias fuentes documentales dan cuenta de la presencia durante tiempos preincaicos de un grupo étnico llamado qaraqara en los territorios de las actuales provincias de Chayanta, Tomás Frías, Saavedra, Quijarro y Linares del Departamento de Potosí”, señalan Pascale Absi y Pablo Cruz.

Esas fuentes confirman que el territorio donde surgió la ciudad de Potosí, incluido el Cerro Rico, pertenecían a la nación qaraqara pero no estaban poblados. Alrededor, en cambio, sí existían asentamientos humanos y uno de ellos era el de Cantumarca.

Entonces, el origen de este hecho cultural está en estos lugares y por ahí es que comenzamos.

LOS LUGARES

Una carta que el sacerdote Gregorio Cisneros escribió al entonces rector de la Compañía de Jesús en el Cusco, Manuel Vásquez, el 8 de marzo de 1597, es el primer documento sobre uno de los lugares clave de la fiesta. Esta refiere que “Había dos supersticiones muy perniciosas entre estos pobres (los indios): la una era, que cuando iban a Potosí, en llegando a Moyoponco, que es una peña muy grande junto a la cual pasaban, llamada Puerta de Moyo, cosa muy preciada entre los indios antiguos, arrojaban la coca a modo de mochación”.

Casi 25 años después, en su famoso libro “Extirpación de la idolatría del Perú”, el jesuita Pablo Joseph de Arriaga revela lo siguiente: “entre los indios hallo aquí uno que había ido en peregrinación más de trescientas leguas visitando las principales huacas y adoratorios del piru, y llego hasta el Mollo Ponco, que es la entrada de Potosí muy famoso entre los indios”.

Por estas dos fuentes primarias sabemos que en el periodo comprendido entre 1597 y 1621, cuando se publica el libro de Arriaga, había un lugar denominado Mullu Punku o Puerta del Mullu que era considerado un adoratorio principal. ¿Cuál era ese lugar? La quebrada de San Bartolomé, allí donde se encuentra la mal llamada cueva del diablo.

Se llamaba Mullu Punku porque una de las ofrendas que traían los indios desde los lugares más lejanos, incluidas las costas, era el spondylus, conchas marinas que eran consideradas sagradas por razones que requieren un artículo aparte para explicarlas. Uno de los miembros de la Sociedad de investigación Histórica de Potosí, Heinz Antonio Basagoitia Acuña, encontró en el lugar restos de mullus que confirman esta teoría.

Pero Mullu Punku no era un destino sino una puerta, un lugar de paso o, como escribió Arriaga, “la entrada de Potosí”; es decir, el acceso a un lugar todavía más importante, la waka P’utuxi, el Cerro Rico. Por todo esto, se puede colegir que el lugar donde surgió la ciudad de Potosí era un inmenso adoratorio del Cerro Rico, algo así como un templo a cielo abierto en el que el altar principal era el Sumaj Urqu.

LA LEYENDA

Tras medio siglo de explotar el Cerro Rico, hacia fines del siglo XVI, Mullu Punku era un perjuicio para los españoles porque, aunque habían logrado que los indios olvidaran el carácter sagrado del Sumaj Urqu —inventando leyendas como aquella que dice que el cerro bramó diciendo “no toquéis la plata de este cerro porque es para otros dueños”—, seguían acudiendo hasta ese lugar con fines rituales.

La preocupación de los jesuitas se lee en esta carta que Arriaga le escribió al provincial de su orden, el padre Claudio Aquaviva, el 29 de abril de 1599:

“Poco más de dos millas desta Villa, en el camino real, están dos cerros a que los indios desde tiempo inmemorial an tenido estraña devoción acudiendo a hazer allí sus ofertas y sacrificios y consultando al demonio en sus dudas y recibiendo dél respuestas. Estos dos peñascos eran piedras de escándalo, de suerte que con la ocasión de ellas caían en muchas idolatrías los indios, y aunque la Justicia seglar y ecclesiástica“ avía puesto muchas vezes la mano para remediar este daño, no se avía hecho nada”.

A continuación, Arriaga cuenta los esfuerzos que se hizo para evitar que los indios sigan yendo hasta el lugar, incluyendo la construcción de una pared que se cayó, aparentemente porque estaba mal construida. Sin embargo, el jesuita se lamenta escribiendo que “paresce que el demonio procurava con todas sus fuerças estorvar esta obra” pero, a continuación, él mismo explica que “La causa de averse caído la pared fue que con la priessa no se levantó tan de propósito como era menester”.

Lo que ocurrió después es lo que nos interesa para fines de nuestra festividad:

"Levantaron allí un altar y capilla muy adereçada y díjose Missa en aquel lugar, desterrando el príncipe del cielo al príncipe de las tinieblas, que tantos años avía estado apoderado de aquel lugar con daño de tantas almas. Dado fin a esto se volvió el Padre con todos los indios y entraron con una solemne processión en el pueblo cantando la doctrina todo el pueblo, no acababa de dar gracias a Nuestro Señor y alabar a la Compañía, diziendo que ella avía de ser la que se avía de señalar en cosa tan importante, y que quantos governadores y juezes avía avido, no lo avían podido acabar”.

Es preciso hacer notar dos detalles de esta carta: lo primero es que la versión de que alguien (“el príncipe del cielo”) echó a alguien (“príncipe de las tinieblas”) surge aquí y en una fecha específica, 29 de abril de 1599. Empero, Arriaga no dice que fue San Bartolomé quien echó al supuesto demonio sino “el príncipe del cielo” y, según la interpretación de cada quién, este podría ser San Miguel o el mismísimo Jesucristo.

San Bartolomé aparece inmediatamente pero, aún así, es posterior ya que se introduce en la historia cuando la capilla estuvo terminada.

Esta primigenia versión de Arriaga es la que recoge Bartolomé Arzáns, con agregados atribuidos a otros cro nistas como fuentes, y la incluye en su “Historia de la Villa Imperial de Potosí…” que, como sabemos, fue escrita aproximadamente entre 1706 y 1776.

LOS DOCUMENTOS

Cuando Arriaga dice que “entraron con una solemne processión en el pueblo cantando la doctrina todo el pueblo” no queda claro si se refiere a Potosí o a alguno de los caseríos existentes en las proximidades de Mullu Punku. Pero si hubo un gran festejo, este debió quedar registrado en algún papel de la época porque, ya para los años en los que ocurrieron los sucesos narrados por el jesuita, la corona española había emitido normas para el culto católico y, según estas, las fiestas religiosas debían pagarse con fondos públicos.

Por ello, las fiestas importantes de Potosí aparecen registradas en las actas del cabildo secular pero en ninguna aparece evidencias de que haya existido algún festejo importante a San Bartolomé en el periodo entre 1580 y 1780. Sí aparecen otras celebraciones como, por ejemplo, la que tuvo lugar por la entronización de la imagen de la Virgen de Guadalupe en el templo de San Francisco, el año de 1600. Sobre esta festividad existen documentos que autorizan fiestas (1602) y la evidencia de formación de cofradías pero no hay nada de celebraciones en honor a San Bartolomé.

En la fuente documental del cabildo de Potosí existen cuatro documentos que hacen referencia a San Bartolomé pero lo hacen como lugar. El primero es del 16 de enero de 1636 y habla de la necesidad de arreglar el puente de la angostura de San Bartolomé, por su necesaria conexión con el valle de Tarapaya, pero no dice nada de fiestas ni de la imagen. Lo mismo pasa con los restantes tres que corresponden al 18 de enero de 1636, 14 de junio de 1771 y 11 de agosto de 1770. Ni siquiera en este último, que se encuentra próximo al día de San Bartolomé, se hace referencia a fiesta alguna.

LOS JINETES

De los muchos datos que ofrece Arzáns, hay que tomar en cuenta el que señala que, desde la supuesta derrota del diablo por obra y gracia de San Bartolomé, “le tiene esta Imperial Villa mucho afecto y devoción al sagrado apóstol, cuya fiesta van los vecinos a celebrar todos los años a aquella quebrada”.

Ahí tenemos, entonces, una clave de por qué las fiestas de San Bartolomé no aparecen en los documentos del cabildo: se celebraban en la quebrada y no en la ciudad. Hacia 1706, cuando el cronista comienza a escribir su monumental obra, el culto a San Bartolomé se había consolidado en Mullu Punku o, mejor, en la capilla construida al lado y que hoy es el santuario de La Puerta, y la quebrada ya era identificada con el nombre del apóstol.

Pero Arzáns no describe cómo eran las fiestas ni hace referencia expresa a que estas incluyan jinetes. Se ha hecho común decir que los jinetes formaban parte de las antiguas celebraciones a San Bartolomé y, para ello, se usa como fuente antiguas fotografías. Empero, la mayoría de esas fotos corresponden a personas que posan junto a cabalgaduras, e incluso están montadas en ellas, pero sin indicios de festejo. Parecen corresponder a viajeros que pasaban diariamente por Mullu Punku; es decir, la quebrada de San Bartolomé.

Las imágenes de jinetes disfrazados y con vínculo directo a la festividad son más recientes, incluso del siglo XX.

Pero aun considerando que las fotografías son pruebas de la antigüedad de los jinetes como parte de la fiesta de San Bartolomé, hay que considerar que la cámara fotográfica recién es perfeccionada por Joseph Nicéphore Niépce en 1826 que para Bolivia ya es el periodo republicano. Aun así, el libro “La Villa Imperial de Potosí”, de Julio Lucas Jaimes, que fue publicado en 1905, se ocupa del tema en la tradición “Gruta del diablo y quebrada de San Bartolomé” incluyendo dos fotografías, una es de uno de los puentes de esa angostura y otra es de un grupo de bailarines que constituye un indicio de que ya en esos años había una festividad que incluía danzas. El gran detalle es que no incluye jinetes así que eso mueve a pensar que la incorporación de este elemento al hecho cultural conocido como Ch’utillo es realmente tardío.

(*) Juan José Toro es presidente de la Sociedad de Investigación Histórica de Potosí (SIHP).



LO MÁS LEÍDO

San Lorenzo golea y recupera la cima de la Simón Bolívar
San Lorenzo golea y recupera la cima de la Simón Bolívar
Deporte

San Lorenzo golea y recupera la cima de la Simón Bolívar

Se hace inminente juicio contra Bolivia por el caso Terrorismo
Se hace inminente juicio contra Bolivia por el caso Terrorismo
Nacional

Se hace inminente juicio contra Bolivia por el caso Terrorismo

Nacional golea y se acerca a la Libertadores
Nacional golea y se acerca a la Libertadores
Deporte

Nacional golea y se acerca a la Libertadores

Aldo Monges se confesó en Potosí
Aldo Monges se confesó en Potosí
Cultura

Aldo Monges se confesó en Potosí

De enero a septiembre, 35 mineros murieron en interior mina en Potosí
De enero a septiembre, 35 mineros murieron en interior mina en Potosí
Local

De enero a septiembre, 35 mineros murieron en interior mina en Potosí

Amparo definirá la suerte del alcalde suspendido de Uyuni
Amparo definirá la suerte del alcalde suspendido de Uyuni
Local

Amparo definirá la suerte del alcalde suspendido de Uyuni

Maestros rurales piden justicia por el asesinato y muerte de profesores
Maestros rurales piden justicia por el asesinato y muerte de profesores
Local
20 Sep 2019

Maestros rurales piden justicia por el asesinato y muerte de profesores

Aprehenden a dos estudiantes por el asesinato de un maestro
Aprehenden a dos estudiantes por el asesinato de un maestro
Local
20 Sep 2019

Aprehenden a dos estudiantes por el asesinato de un maestro

Chofer se entera que su esposa le era infiel por video porno en redes
Chofer se entera que su esposa le era infiel por video porno en redes
Local
17 Sep 2019

Chofer se entera que su esposa le era infiel por video porno en redes

El TED publica en El Potosí nómina de jurados electorales
El TED publica en El Potosí nómina de jurados electorales
Local
22 Sep 2019

El TED publica en El Potosí nómina de jurados electorales

Reportan el sexto feminicidio en el Departamento de Potosí
Reportan el sexto feminicidio en el Departamento de Potosí
Local
17 Sep 2019

Reportan el sexto feminicidio en el Departamento de Potosí

Padrastro mató a golpes a niño de dos años porque se hizo caca
Padrastro mató a golpes a niño  de dos años porque se hizo caca
Local
20 Sep 2019

Padrastro mató a golpes a niño de dos años porque se hizo caca

Deporte

Wilstemann Cooperativas y San Lorenzo miden fuerzas

Wilstemann Cooperativas y San Lorenzo miden fuerzas

Wilstemann Cooperativas y San Lorenzo miden fuerzas
Bolívar quiere alcanzar la cima

Bolívar quiere alcanzar la cima

Bolívar quiere alcanzar la cima
Barcelona visita a Osasuna en “El Sadar”

Barcelona visita a Osasuna en “El Sadar”

Barcelona visita a Osasuna en “El Sadar”
Nacional quiere derribar al Hércules

Nacional quiere derribar al Hércules

Nacional quiere derribar al Hércules
Nacional y Pichincha jugarán la final de la Libo el martes 3

Nacional y Pichincha jugarán la final de la Libo el martes 3

Nacional y Pichincha jugarán la final de la Libo el martes 3
Farías es el nuevo técnico de la verde

Farías es el nuevo técnico de la verde

Farías es el nuevo técnico de la verde
La Villa Imperial vivirá por segunda vez una final entre equipos potosinos

La Villa Imperial vivirá por segunda vez una final entre equipos potosinos

La Villa Imperial vivirá por segunda vez una final entre equipos potosinos
Cotap Cable transmitirá el partido de la banda roja

Cotap Cable transmitirá el partido de la banda roja

Cotap Cable transmitirá el partido de la banda roja
Wilstermann espera a los potosinos con todo su poderío

Wilstermann espera a los potosinos con todo su poderío

Wilstermann espera a los potosinos con todo su poderío