Banco BISA
Diario Digital El Potosí


Feminicidio de Uscamayta, un ejemplo de impunidad

22 Abril 2019Sucre • CORREO DEL SUR
A+ A-
El hijo de la víctima quedó al cuidado de la abuela.

El hijo de la víctima quedó al cuidado de la abuela.

A casi un año del feminicidio de Juana Uscamayta, la mujer de 23 años que fue encontrada muerta en la población de Tiquina (La Paz) con signos de haber sufrido vejaciones sexuales y una brutal golpiza, campea la impunidad y el trabajo de los operadores de justicia genera muchas dudas en los familiares y activistas de los derechos de la mujer, más con la liberación del principal acusado: su ex pareja.

Según un resumen proporcionado por la abogada de la familia de la víctima y activista, Marisol Quiroga, en 2016 Uscamayta tuvo un hijo con Sergio C., quien inicialmente se negó a reconocer la paternidad, aunque después fijó una asistencia familiar.

Juana apareció muerta el 31 de mayo de 2018 en el Cerro Marka Pata de Tiquina, comunidad próxima a Copacabana, 12 días antes (el 19) había salido de su casa en Tiquina rumbo a su trabajo en la ciudad de La Paz.

El principal sospechoso es su ex pareja, quien en esos días fue encontrado en una lancha escapando a Perú, y su madre, con todas las pertenencias de Sergio, todo preparado para un viaje, según Quiroga.

El fiscal Bladimir M., de Copacabana, generó dudas con su forma de proceder, pues según la abogada activista, rechazó realizar pericias como la quimioluminiscencia. "Nos rechazó los requerimientos, ocultó prueba y tuvimos que denunciarlo. Es a partir de las denuncias que accede y la ITO (Inspección Técnica de Obras) y la reconstrucción (de hechos) se hace en enero (de 2019), luego de siete meses", indicó.

Luego, se evidenció que la víctima y el acusado intercambiaron 25 llamadas, dos días antes del feminicidio. “En la triangulación de llamadas sale que la víctima está en el domicilio de este individuo por ocho días”, sostuvo Quiroga. Para el fiscal, la triangulación de llamadas “no es una prueba contundente”.

Sobre las pruebas de genética también hay discrepancias. El fiscal afirmó que las muestras encontradas en la víctima no le correspondían al imputado y tampoco las células epiteliales. En cambio, Quiroga sostiene que hay pruebas que implican a varios individuos en el hecho, entre los que estarían los hermanos de Sergio, a quienes el fiscal no quiso investigar.

“A tanta insistencia de la madre por lograr justicia, el fiscal Monje le fijo que ella era una de las sospechosas de la muerte de su hija sólo para asustarla y deje el caso”, lamentó la defensa. Quiroga cree que la víctima se encontró con Sergio Carrillo el 23 de mayo de 2018 en Tiquina y desde ese día fue encerrada en la casa de su ex pareja, “donde sufre vejaciones sexuales, pues tenía heridas genitales y fue brutalmente golpeada”.

El pasado 11 de marzo el fiscal benefició a Sergio con el sobreseimiento y en pasados días la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia confirmó el fallo de un juez que favoreció al sospechoso con arresto domiciliario.

Organizaciones defensoras de la mujer, que impugnaron el sobreseimiento, se pronunciarán hoy y harán llegar una denuncia contra el fiscal Bladimir M. ante la Dirección de Régimen Disciplinario del Ministerio Público.

  • 668 veces leída
  • Nacional
  • feminicidio, Juana Uscamayta, Tiquina

También le puede interesar...

Hemeroteca



Editora Canelas del Sur S.R.L.

El Potosí © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Cochabamba Nº35 (junto a la ex Unidad Sanitaria). Potosí - Bolivia

Teléfono:

Central telefónica: +591 4 6227835

Correos electrónicos:

Informaciones:info@elpotosi.net

Redes Sociales

Síguenos en:


Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.1.1
Desarrollado por ROOTCODE