Cultura

García Meza no se sentía dictador

Tras 41 años del golpe de Estado que acabó con la vida de Marcelo Quiroga Santa Cruz, reproducimos una entrevista publicada en 2004.

García Meza no se sentía dictador
García Meza y Arce Gómez en sus tiempos de gloria.

DATO

Esta entrevista se publicó el 26 de agosto de 2004 pero, pese al tiempo transcurrido, no pierde actualidad.

Erick Ortega

 

Luego de nueve años en el penal de Chonchocoro, el exdictador rompe su silencio. Comenta de su amistad con Marcelo Quiroga Santa Cruz y Juan Lechín Oquendo, niega ser ladrón, asesino y narcotraficante. Afirma que es un chivo expiatorio y desea salir con vida de la prisión

Nunca baja la mirada, va de frente y habla sin pelos en la lengua. A los 75 años Luis García Meza está lúcido y sonríe por la palabra amnesia. Es el ilustre paciente del Hospital Militar de Miraflores. Algunos lo consideran como un padre y sus camaradas se refieren a él como 'Mi general'.

Nueve años después de su encarcelamiento, habla de su amistad con Marcelo Quiroga Santa Cruz y Juan Lechín Oquendo. Señala a Banzer como el posible autor de la toma de la Central Obrera Boliviana, el 17 de julio de 1980, y añora su paso por las Fuerzas Armadas.

—¿Recuerda cómo pasó el 17 de julio de 1980?

—Sentado en mi escritorio en el Comando Nacional del Ejército. Entonces era comandante y no presidente.

—¿Tenía conocimiento de la toma de la COB?

—Sí, tenía conocimiento; pero no sabía de la evolución de los acontecimientos.

—¿A quién atribuye la evolución de los acontecimientos?

—A una persona que ya falleció.

—¿Hugo Banzer?

—Puede ser.

—¿Alguna vez dijo que había interés de Banzer por deshacerse de Quiroga Santa Cruz?

—Sí. ¿A quién le estaban haciendo el juicio de responsabilidades? ¿Quién estaba haciendo el juicio? Era Marcelo Quiroga Santa Cruz quien estaba enjuiciando al general Hugo Banzer. Era entre ellos el problema, no conmigo. Porque Marcelo Quiroga Santa Cruz era mi compañero de curso desde primaria.

—Conocía a Marcelo Quiroga Santa Cruz?

—Sí, toda una vida.

—¿Era su amigo?

—Sí. Éramos muy amigos incluso en cierta época participábamos en concursos hípicos en el club Los Sargentos, me prestaba sus caballos para que vaya a un concurso internacional en Argentina.

—¿Era amigo de Banzer?

—Amigo, amigo, no. Era mi superior, pero le hice muchos favores.

—¿Cuáles?

—Varios.

—¿Qué opina del juicio de responsabilidades que se le realizó?

—De los ocho delitos por los que me han acusado, prácticamente no me comprobaron absolutamente nada. No se me ha juzgado con documentos originales, sino con recortes de periódicos, para mí ha sido un juicio totalmente irregular.

Además, no le he dado mucha importancia, porque como digo no he sacado nada en limpio. Todo ha estado a través de un rodillo político, lo que estaban buscando era un chivo expiatorio.

—¿Por qué usted llegó a la cárcel y Hugo Banzer postuló como candidato demócrata?

—Es porque no he tenido un partido político y además han primado muchas otras circunstancias. Desgraciadamente, hablando del mismo juicio, podría decir que es un juicio en el que he sido chantajeado. Los ministros del MNR, a través del doctor Ciro Humboldt, pedían plata en mi casa para repartirse y los ministros de la ADN también pedían plata. Ha sido un juicio comprado por la parte civil.

—¿Cómo llegó al poder?

—Yo he cumplido el mandato de las Fuerzas Armadas. Ellas me han ordenado que yo me haga cargo del gobierno y de la junta de comandantes. En ese entonces éramos tres.

—¿Qué papel jugaba Lidia Gueiler?

—Esa señora nos alentaba en el golpe. Nos decía que una vez que ella termine de organizar las elecciones nos iba a entregar el poder. Todo lo que dijo en el juicio de responsabilidades ha sido una mentira, porque nunca se hizo daño a la señora.

—¿Cuál es la mentira mayor que se dijo de usted?

—Que era narcotraficante.

—¿Cuál es su opinión de su ministro del Interior, Luis Arce Gómez?

—No puedo opinar de personas que han sido parte de mi gobierno. Por eso he asumido la responsabilidad, como cabeza de gobierno, de cosas que incluso no he hecho. Al final yo soy un chivo expiatorio.

—En su gobierno ¿se hicieron cosas de las que usted no sabía?

—Por supuesto. Supe, a través de la embajada norteamericana, que había oficiales que estaban involucrados en el narcotráfico. A ellos los tuve que cambiar de inmediato. Personalmente muchas cosas no sabía porque siempre he actuado con buena fe y a veces eso es dañino, es malo.

—¿Qué papel jugó la embajada norteamericana cuando usted llegó al poder?

—Ninguno. Yo saqué de mi oficina al embajador de Estados Unidos. Ya ni me acuerdo quién era.

—Después, ¿cuál fue la relación con la embajada?

—A través del encargado de negocios. Durante mi gobierno no hubo embajador, pero él nos hizo conocer las cosas que pasaban en la evolución de los acontecimientos. Nos hablaba de los ministros y a quiénes se los estaba sindicando por narcotráfico, etcétera, etcétera. Dijeron que si yo solucionaba el problema ellos iban a reconocer al gobierno.

—¿Cómo se fue del gobierno?

—Lo que dije cuando me estaba yendo era que dejaba a una junta de comandantes. Ellos me colaboraban, pero nos traicionamos, me traicionaron.

—¿Fue traicionado por militares?

—Sí, por los que estaban en mi gobierno, el general Waldo Bernal, el general Torrelio, el general Natusch y algunas personas de Santa Cruz. Éstos tenían un resentimiento porque había firmado un Decreto Supremo creando aquí (en La Paz) el ingenio azucarero de San Buenaventura.

—¿Qué opina de Juan del Granado?

—No le puedo dar ninguna impresión porque ya lo tengo escrito todo. El señor Juan del Granado ha actuado como un tipo que al principio no era nada, sólo era un agitador en las minas. Después, sus correligionarios políticos lo obligaron a que saque su título de abogado y se encumbró con el juicio de responsabilidades y nada más.

—¿Qué opina de Carlos Mesa?

—Nada, prefiero no opinar.

—¿Le tiene mucho respeto al actual Presidente?

—No es solamente respeto, si no que yo no estaría en condiciones de criticar estando preso, y además estando más abajo del llano. Es como si estuviera tomando revancha de alguna cosa, o que estaría comentando algo. No lo hago, por respeto a la gente, a las personas.

—¿Conoció a Juan Lechín Oquendo?

—Ha sido mi amigo, cuando estaba en el gobierno le he hecho operar de la próstata, estaba muy enfermo. Era amigo de Lucho Arce, además que ha sido un señor dirigente y eso hay que reconocerlo.

La persona que en este momento está en la COB no puede acercarse ni a los talones de lo que ha sido Lechín.

—...Jaime Solares.

—Ése pues.

—¿Sabe algo de Vilma Plata?

—No la conozco a esa señorita, es una trostkista. Grita por todas partes, pero no sabe por qué.

—¿Quiénes son sus enemigos?

—La gente que me hace daño. La gente que me hizo daño y me lo sigue haciendo.

—¿Cuándo fue la última vez que lloró?

— Todos los días lloro.

—¿Por qué llora?

—Porque pido a Dios por mi país. Pido a Dios porque la mentalidad de la gente que es tan dañina se vuelva más buena, más bondadosa. Deseo que tengamos unión entre los bolivianos, que mejoremos la situación del país porque el país es lindo.

No nos entendemos entre bolivianos porque tenemos el ancestro de los españoles que nos han dejado. No nos conformamos con nada, nos peleamos entre cambas y collas por la media luna, la autonomía y un montón de cosas. No sabemos dónde estamos yendo y nadie da soluciones.

—Usted aparenta ser una enciclopedia con buena memoria, ¿cómo hace para conservarse así?

—Me porto bien.

—¿Qué pasó con su memoria en el juicio de responsabilidades que se le hizo?

—Si contestaba todo lo que se me preguntaba en el juicio de responsabilidades, hasta ahora no hubiera terminado.

A las cosas que yo sabía, decía no sé. Entonces, se dijo que yo era una persona con amnesia.

—¿Usted es amnésico?

—No.

—¿Usted dice que no robó, ni mató?

—No robé, no maté.

—¿Tenía relaciones con el narcotráfico?

—No.

—¿Entonces, por qué está preso?

—Porque yo soy un individuo al que han buscado como un chivo expiatorio los políticos de extrema izquierda. Gracias a la Internacional Socialista, ellos dijeron: a partir de ahora vamos a juzgar a los militares que han ido en contra de la democracia. Yo soy un chivo expiatorio de esos que han decidido los señores de la Internacional Socialista y la extrema izquierda pagada. Porque pagó hasta para el juicio de responsabilidades. Estoy aquí porque no tengo partido político y porque jamás he mencionado a mis Fuerzas Armadas para que me defiendan o hagan alguna cosa. He asumido la responsabilidad que ellas me han dado pero no he acudido a ellos.

—¿Qué opina de Gonzalo Sánchez de Lozada?

— Sin comentarios. No me gusta hablar de personas que no me han hecho mucho bien.

—¿Por qué dice esto?

—El señor éste me hizo extraditar. Él ha ido cuatro veces a Brasil a tramitar mi extradición conjuntamente con Antonio Aranibar.

—Usted habla bien de las Fuerzas Armadas, pero dice que lo traicionaron en un determinado momento.

—No me han traicionado, sino que nosotros tenemos la culpa, los que éramos gobernantes, de no haber preparado a las Fuerzas Armadas para llegar de la mano con la democracia. Las Fuerzas Armadas no se han hecho respetar en el periodo democrático, porque las Fuerzas Armadas tienen su lugar y han nacido con la patria.

—¿Cuál es su impresión de las Fuerzas Armadas en desventaja con Chile?

—Pero eso no es de ahora. Desde que terminó la Guerra del Pacífico hemos sido inferiores a los chilenos. Ellos siempre se han preparado para ser un país guerrero, nosotros no, somos pacifistas. Por eso nos hemos olvidado de las Fuerzas Armadas y la democracia se ha olvidado aún más. Hasta ahora no se ha renovado el material de las Fuerzas Armadas.

—¿Usted se considera pacifista?

—Yo sí. Si soy de las Fuerzas Armadas tengo que considerarme así.

—¿Qué opina de octubre de 2003?

—Sin comentarios. No tendría que comentar nada porque sería muy largo.

—¿Tiene algo en mente para cuando salga de Chonchocoro?

—He pensado en ese día. Me voy a sentar a la puerta de mi casa para ver pasar a los cadáveres de mis enemigos.

Su vida tras las rejas del penal de Chonchocoro

El sol no calienta en Chonchocoro, quema. En el penal de máxima seguridad de La Paz se encuentra recluido Luis García Meza. Está allí desde marzo de 1995 cumpliendo una pena de 30 años de reclusión sin derecho a indulto.

Todos los días la televisión y la radio hacen un amague a las rejas y llevan noticias frescas al ex presidente. Su noticiero matinal favorito es el de P.A.T., conducido por Gringo Gonzales.

Después de apagar la televisión enciende la computadora, su libro Yo Dictador le roba un espacio a su mañana. Las 800 páginas del texto aún tienen algunas sugerencias de sintaxis que corregir. Ya eliminó los errores ortográficos.

Al llegar el mediodía almuerza la comida del penal. "No tengo ninguna preferencia en Chonchocoro", dice García Meza. Después vuelve a las noticias meridianas y espera su programa favorito: Pasión de Gavilanes.

La tarde en el centro penitenciario se consume lentamente con alguna película de Unitel. Hay días en que el militar se deja atrapar por la lectura. Uno de sus libros favoritos es La Tercera Ola, de Alvin Toffler. También leyó Historia de Bolivia, de Carlos Mesa. “En la primera edición hay algunos errores de fechas, pero creo que en la última ha mejorado”, comenta. El resto de las horas García Meza lee las noticias de la prensa paceña y antes de dormir ve los noticieros.

Cada semana su hija María Lucía le lleva comida y un poco de variedad a sus días. Sus nueve años de vida detrás de las rejas y las visitas al hospital Militar le depararon nuevas amistades.

El pasado 8 de agosto fue su cumpleaños. Lo visitaron algunos médicos que trabajan en el hospital Militar. Sus hijas estaban de viaje en un concurso hípico. Confiesa que extraña a su hijo (Luis) que vive en Santa Cruz. Sin embargo, se comunica con él casi a diario.

La vida de García Meza cambió desde que está en Chonchocoro; pero él afronta su destino. "Mi formación militar ha hecho que supere las vicisitudes de la vida. Mi permanencia en la cárcel la he tomado como un destino militar en la frontera".

El gobierno de Augusto Pinochet fue un ejemplo

—¿Cómo hubiera sido su gobierno si usted hubiese tenido el apoyo de los militares, políticos y sectores de poder?

—Como el de Augusto Pinochet.

—¿Considera que el gobierno de Pinochet es un ejemplo a seguir?

—Sí, ¿por qué cree que está en esas condiciones Chile? Es porque Pinochet ha dejado una economía saneada en su pueblo. Es porque ha reorganizado Chile; allí todo el mundo respeta la ley. Cuando muera Pinochet lo van a reconocer y le van a hacer un monumento.

—Pero a Pinochet le hicieron un juicio...

—Sí, son cosas que aparecen y que se buscan. Ahora no sabes si es cierto o no, porque a mí también me dicen cada barbaridad... cosas que ni por asomo se me han pasado por la mente.

—¿Qué opina de los nuevos grupos autonomistas, como la media luna?

—Bueno, no estoy muy interiorizado, sólo leo lo que sale en la prensa. Creo que este país tiene que unirse para poder salir del colapso y del caos en que vive. Para eso necesitamos darle carta de ciudadanía a los campesinos, porque ellos, en este momento, sólo tienen derechos y lo que deben tener son obligaciones. Actualmente mantiene el país sólo la clase media. Los campesinos no aportan con nada y sin embargo son dueños del territorio, si nos bloquean hacen lo que quieren.

Según ellos, los k'aras y los cambas tienen que ir a sembrar y ellos tienen que estar en el Gobierno. Lo que tenemos que hacer es unir al país, crear condiciones para que podamos velar por este país.

—¿Cómo imagina Bolivia de aquí a 20 años?

—Depende de los ciudadanos que tengamos y de los dirigentes que lleguen. Depende de las nuevas generaciones. Hablo mucho de las nuevas generaciones porque creo en ellas y creo que van a mejorar la situación en el país. Bolivia necesita de hombres probos, de menos corrupción, menos baile y más trabajo.

—¿Usted siente rencor o deseos de venganza?

—Usted cree que sí... (piensa nuevamente) no, no de ninguna manera, si tuviera rencor o venganza ya me hubiera vengado de muchos y no lo he hecho porque creo en Dios y Él es mi protector.

—¿Qué es lo más valioso que hizo por Bolivia?

—Ayudar a mis instituciones. Por Bolivia, en mi gobierno, he creado las condiciones necesarias para que vivamos bien. Estando bloqueados hemos aumentado sueldos a la administración pública, a los maestros, a las Fuerzas Armadas, a la policía y no hemos robado un solo centavo del tesoro nacional.

—¿Qué siente usted cuando le dicen 'dictador’?

—Cuando me dicen dictador siento la injusticia de la vida y la injusticia de los hombres.

 

 

 

..........

Señor Lector, este es solo un reporte. La información completa está en la edición impresa de El Potosí.



LO MÁS LEÍDO

Suspendieron viajes a Oruro y exhortan precaución para viajes
Suspendieron viajes a Oruro y exhortan precaución para viajes
Local
10:03

Suspendieron viajes a Oruro y exhortan precaución para viajes

Comcipo analizará la problemática regional el martes en consejo consultivo
Comcipo analizará la problemática regional el martes en consejo consultivo
Local
10:29

Comcipo analizará la problemática regional el martes en consejo consultivo

Ministro Lima: Nunca hubo reconocimiento del TCP a la autoproclamación de Jeanine Áñez
Ministro Lima: Nunca hubo reconocimiento del TCP a la autoproclamación de Jeanine Áñez
Nacional
10:38

Ministro Lima: Nunca hubo reconocimiento del TCP a la autoproclamación de Jeanine Áñez

Familiares de Nayeli demandan justicia en Potosí
Familiares de Nayeli demandan justicia en Potosí
Local
30 Jul 2021

Familiares de Nayeli demandan justicia en Potosí

Policía reporta el sexto feminicidio en Potosí
Policía reporta el sexto feminicidio en Potosí
Local
30 Jul 2021

Policía reporta el sexto feminicidio en Potosí

Población demanda justicia para joven asesinada en las puertas del tribunal de justicia
Población demanda justicia para joven asesinada en las puertas del tribunal de justicia
Local
01 Ago 2021

Población demanda justicia para joven asesinada en las puertas del tribunal de justicia

Calero pierde por walk over ante Amistad de Sucre
Calero pierde por walk over ante Amistad de Sucre
Deporte
31 Jul 2021

Calero pierde por walk over ante Amistad de Sucre

Jóvenes demandan justicia para mujer asesinada
Jóvenes demandan justicia para mujer asesinada
Local
31 Jul 2021

Jóvenes demandan justicia para mujer asesinada

Calero pierde por “Walk Over” ante Amistad de Sucre
Calero pierde por “Walk Over” ante Amistad de Sucre
Deporte
31 Jul 2021

Calero pierde por “Walk Over” ante Amistad de Sucre

Deporte

Nacional regresa con las manos vacías de Santa Cruz

Nacional regresa con las manos vacías de Santa Cruz

Nacional regresa con las manos vacías de Santa Cruz
Potosinos mandan en la cuarta carrera nacional de automovilismo 

Potosinos mandan en la cuarta carrera nacional de automovilismo 

Potosinos mandan en la cuarta carrera nacional de automovilismo 
Argentina asestó otro Maracanazo a Brasil y conquistó Copa América

Argentina asestó otro Maracanazo a Brasil y conquistó Copa América

Argentina asestó otro Maracanazo a Brasil y conquistó Copa América
¡Messi Campeón!

¡Messi Campeón!

¡Messi Campeón!
Neymar y Messi van en busca de la gloria

Neymar y Messi van en busca de la gloria

Neymar y Messi van en busca de la gloria
Real Potosí cae devorado ante el Tigre de Achumani

Real Potosí cae devorado ante el Tigre de Achumani

Real Potosí cae devorado ante el Tigre de Achumani
Colombia se fue bailando con el tercer puesto de la Copa América-2021

Colombia se fue bailando con el tercer puesto de la Copa América-2021

Colombia se fue bailando con el tercer puesto de la Copa América-2021
Vea la partida de coches en el segundo día de competencia nacional

Vea la partida de coches en el segundo día de competencia nacional

Vea la partida de coches en el segundo día de competencia nacional
Potosinos lideran el nacional de Rally

Potosinos lideran el nacional de Rally

Potosinos lideran el nacional de Rally