Banco BISA
Diario Digital El Potosí


Comunarios de Uncía matan a pedradas a dos supuestos ladrones

22 Noviembre 2018Marbin Valda Angulo • El Potosí
A+ A-
Mucha gente está involucrada con los actos de violencia desatados ayer en el norte potosino.

Mucha gente está involucrada con los actos de violencia desatados ayer en el norte potosino.

“Mátenlos, no los hagan sufrir”. Así suplica en quechua una de las personas que presenció la muerte de dos jóvenes, de 17 y 19 años, que fueron apedreados y posteriormente quemados en el municipio de Uncía.

Así se escucha en el video que fue publicado en las redes sociales, donde se ve a los jóvenes agonizando en un pastizal con el dorso descubierto. De los miembros inferiores de ambos se ve saliendo humareda producto probablemente del fuego que les prendieron.

Antes de que eso sucediera también, en otro video, se observa extrema violencia contra los acusados de robar un vehículo. Los comunarios levantan piedras y las arrojan sin piedad contra la cabeza de ambos. Inclusive, uno de los pobladores lleva una enorme piedra para rematarlo a uno.

Los fallecidos fueron identificados como Alex Q., de 19 años, y José L.I.C. de 17 años. A ambos les acusaron de supuestamente robar un vehículo sin placas el martes 20 de noviembre.

De acuerdo con el informe al que accedió el Potosí, los jóvenes se hicieron pasar por compradores del automóvil tipo Noah.

El propietario accedió a que hicieran la prueba conduciendo el vehículo. En ese ínterin, el dueño fue llevado a un descampado, lugar donde pretendieron asfixiarlo.

“Como gallina querían ahorcarme”, relata en quechua el dueño del vehículo a una de las emisoras de Uncía. Y posteriormente gritó: “¡me están robando, me están robando!”.

Es ahí, según el relato, que comunarios e inclusive personal policial aprehendieron a los jóvenes y fueron llevados a celdas en esa región norte del departamento de Potosí.

Posteriormente, ayer, miércoles 21 de noviembre, la turba ejerció presión para que el Ministerio Público tome las declaraciones de los jóvenes frente a la población. Eso ocurrió al exterior del centro penitenciario.

“Cuando la Fiscalía tomaba los testimonios en las afueras de la cárcel, de repente se desató la violencia contra autoridades de la Policía, el Defensor del Pueblo y el Ministerio Público”, dice el reporte de Erbol.

La fiscal Mónica Correa indicó que la Policía intentó resguardar la vida de los muchachos incluso con gasificación, pero los comunarios reaccionaron y dejaron a las autoridades con heridas. Ella incluso fue agredida con piedra.

También el representante del defensor del Pueblo en Uncía, Gabriel Colque, resultó herido por las piedras que usaron los pobladores.

Los policías habrían usado agentes químicos para dispersar a la gente pero, al parecer, no lograron ese objetivo.

Al menos, cinco policías fueron heridos por las piedras que lanzaron, cuyos diagnósticos médicos son policontusos. Además, se informó sobre daños materiales en la puerta de acceso y torres de control del recinto penitenciario de San Miguel de Uncía. Los cuerpos de los fallecidos, según el reporte, fueron llevados a la morgue del Hospital Madre Obrera, del municipio de Llallagua. Se desconoce de qué comunidad o de qué departamento eran ambas víctimas.

Ayer, el subcomandante departamental de la Policía, coronel Williams Villa, avanzó al lugar y confirmó el deceso de las dos personas y anunció que abrirán una investigación sobre el luctuoso hecho. Una comisión de fiscales investigará el hecho.

Pronunciamiento defensorial

El Defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, tras un crimen tumultuoso por apedreamiento en Uncía, Potosí, se victimó a dos personas, una de ellas un menor de edad, exhortó al respeto a la vida y denunció que vanos fueron los intentos de las autoridades policiales y defensoriales presentes para evitar la violencia.

El coordinador regional defensorial de Llallagua, Gabriel Colque, también fue víctima de agresiones y salvó su vida resguardándose en una unidad militar, con lesiones en su integridad física, producto de las pedradas que recibió; fue auxiliado en un centro hospitalario.

Pese a la intervención de efectivos policiales, que actuaron en esos momentos, personas enardecidas lograron evacuar de las oficinas judiciales a las víctimas, quienes estaban acusadas de robo, para someterlas a un linchamiento, lo que no puede confundirse con justicia comunitaria.

La Defensoría invoca a las autoridades llamadas por ley a realizar una investigación efectiva sobre las muertes y determinar las responsabilidades que correspondan, generando las condiciones para garantizar el ingreso de los investigadores.

Linchamientos

 

Los pobladores del norte potosino asumieron en varias oportunidades la justicia por mano propia a simple acusación contra personas que presuntamente cometieron algún delito.

26 de mayo de 2010. Cuatro policías de la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove) de Oruro fueron torturados y, finalmente, linchados.

El suboficial Nelson Alcócer Casano, el cabo Rubén Cruz Aruquipa, el cabo Esteban Alabe Arias y el policía Miguel Ramos Palluni fueron victimados sádicamente.

Los comunarios del ayllu Cala Cala fueron los sindicados por la muerte de los efectivos policiales. Después de diez días fueron devueltos sus cadáveres a los familiares para que les den cristiana sepultura.

30 de julio de 2010. Una turba ejecutó a una persona de sexo masculino en la zona 11 del municipio de Uncía. La Policía encontró el cuerpo de Bernabé Mamani Montano, de 21 años.

El hombre fue asfixiado porque presuntamente habría entrado a robar a una casa.

7 de junio de 2013. Ese día, campesinos enterraron vivo a un adolescente de 17 años con el cadáver de una mujer, a la que presuntamente violó y asesinó.

Ocurrió en el municipio de Colquechaca, norte de Potosí. El adolescente era acusado por la violación y asesinato de Leandra Arias Janco, de 35 años.

Los comunarios enterraron al adolescente sobre el féretro de ella, atado de pies y manos.

El muchacho fue acusado por los comunarios de haber abusado sexualmente y ahorcar a la mujer, cuyo cuerpo fue encontrado en una curva de la carretera Colquechaca-Surumi.

12 de junio de 2013. Dos presuntos cogoteros, de 17 y 21 años, fueron quemados por campesinos, quienes les acusaron de robar autos en la región del norte potosino.

Ambos fueron linchados por victimar al chofer Julián Mamani, de 45 años, a quien le robaron su vehículo. Los dos linchados fueron identificados como Roberto Huanca Villca, de 17 años, y Agustín Huanca Estrada, de 21.

2 de marzo de 2017. Un joven fue linchado por una turba de campesinos del municipio de Toro Toro, luego de que fue acusado de violar y matar a una niña de 7 años.

La turba entró hasta la celda policial y sacó –por la fuerza– al joven Ariel M. Ch., de 16 años, que prestaba declaraciones ante el Ministerio Público. El adolescente se convirtió en antorcha humana luego de que algunas personas le echaron gasolina y prendieron fuego. La fuerza pública nada pudo hacer.

Los finados yacen en el pastizal.Uno de los cinco policías heridos.Los jóvenes cuando están aún con vida.
  • 3351 veces leída
  • Local
  • comunarios, Uncía, supuestos, ladrones

También le puede interesar...

21 Noviembre 2018, 19:18

Policía presenta a supuestos cogoteros

Hemeroteca



Editora Canelas del Sur S.R.L.

El Potosí © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Cochabamba Nº35 (junto a la ex Unidad Sanitaria). Potosí - Bolivia

Teléfono:

Central telefónica: +591 4 6227835

Correos electrónicos:

Informaciones:info@elpotosi.net

Redes Sociales

Síguenos en:


Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.1.1
Desarrollado por ROOTCODE