Banco BISA
Diario Digital El Potosí

FE Y REALIDAD

El hombre, unidad sustancial de cuerpo y alma (Parte I)

15 Mayo 2019Abel Maldonado Alvarez
A+ A-

“El hombre reúne en sí el mundo material en su cuerpo y el mundo espiritual en su alma” (GS 14).

El magisterio, siguiendo la sagrada escritura siempre ha sostenido la dignidad del cuerpo humano. Se ha opuesto a toda suerte de dualismo que sostenga dos principios en el hombre, uno bueno, el alma, y otro malo, el cuerpo.

La antropología cristiana parte del dato revelado en la Sagrada Escritura, ya que los términos bíblicos responden a una antropología holística, esto es, que no indican partes o dimensiones separadas del ser humano, sino que aspectos o facetas que incluyen toda la persona.

Adán, hombre en hebreo, literalmente tomado de la tierra, remite a la tradición bíblica, sobre todo al relato yavista de la creación, donde Dios, como artesano (yotser), toma polvo fino de la tierra y modela al hombre, e insufla con su aliento de vida (ruaj) sobre él, quien se convierte en un "nefes ayah" (ser viviente). "Basar", carne en hebreo; soma cuerpo en griego, es el hombre en cuanto se relaciona con el mundo material.

"Nefes", aliento de vida en hebreo; Psijé, vida humana o ánima en griego, es el hombre en cuanto ser viviente, animado. Se identifica con lo que hoy llamaríamos personalidad. "Ruaj", espíritu en hebreo; zoé y pneuma, vida divina o verdadera y espíritu en griego respectivamente, es el hombre en cuanto ser abierto a la trascendencia.

En los relatos de la creación del hombre, en, Gn (texto yavista), relata más bien el hombre en su entorno, ya que crear es más que dar vida, es también darle un entorno (el jardín) y una misión, que lo pone en relación con los demás seres vivos, en especial con su semejante, “varón y mujer”. La vocación originaria del hombre es de comunión con Dios, con la creación, con los demás hombres y consigo mismo, bajo el signo de la obediencia al Creador.

En Gn 3, se recurre al tema del hombre para explicar la caída, que se relata como desobediencia radical, que acarrea el entorpecimiento y hasta la ruptura de esta cuádruple relación armónica. En Gn 1,1-2,4ª (texto sacerdotal), el relato propiamente creacional, refleja un orden litúrgico armónico, cuyo cenit es el sábado, o día del descanso divino. La creación del hombre es la cumbre de la creación: "a imagen y semejanza de Dios", "vio Dios que la obra era muy buena" y lo dota de una misión y potestad sobre las demás criaturas.

En los sinópticos resaltan que el hombre es una criatura. Ha recibido no sólo el ser, sino que es mantenido o sostenido en la existencia por el Creador. Éste es Padre de un modo especial sobre el hombre y vela por sus necesidades. La actitud que le corresponde al hombre es la de la confianza y abandono en la Providencia (Mt 6,25-34). La discontinuidad está en que la relación con Dios es el sentido de la existencia del hombre, "no ha sido creado el hombre para el sábado, sino que el sábado para el hombre"(Mt 2,27)

En San Juan, Jesucristo es la plena realización del misterio del hombre: "He aquí el hombre", en la paradoja de la humillación y la cruz, se lo ensalza y glorifica. San Pablo, en la misma línea, manifiesta, sin un afán especulativo o sistemático, que es Jesús el hombre en plenitud. Adán es sólo esbozo, anticipación de la plena realización humana. Jesucristo es cabeza de la nueva humanidad, que se realiza por la gracia de la filiación adoptiva que libra al hombre del pecado y la condenación, y lo incorpora a Cristo por el bautismo, en la integración en su cuerpo, que es la Iglesia.

¡Paz y bien!

  • 68 veces leída
  • Opinión
  • opinión

Hemeroteca



Editora Canelas del Sur S.R.L.

El Potosí © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Cochabamba Nº35 (junto a la ex Unidad Sanitaria). Potosí - Bolivia

Teléfono:

Central telefónica: +591 4 6227835

Correos electrónicos:

Informaciones:info@elpotosi.net

Redes Sociales

Síguenos en:


Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.1.1
Desarrollado por ROOTCODE