Banco BISA
Diario Digital El Potosí

A LA LUZ DE LA PALABRA

Transfigurar para transfigurarnos

17 Marzo 2019Fray Natacho
A+ A-

En el primer domingo cuaresmal se nos recordaba que, si Jesús fue tentado, nosotros también seremos tentados; y que si Jesús venció la tentación, nosotros también aferrados a él venceremos la tentación. Pero está por medio el escándalo de la cruz: el sufrimiento del inocente y el sufrimiento del hombre de Dios, incluido el sufrimiento de Jesús, Hijo de Dios. Para comprender el relato de la Transfiguración hay que tener presente la doble realidad: Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre. La escena en un monte elevado presenta una visión de la divinidad de Jesús da cara a su futura pasión. El que se transfigura es verdadero hombre y verdadero Dios. El que va a cargar el madero de la cruz es verdadero Dios y verdadero hombre, la Transfiguración es la cara/cruz de Jesús: las heridas de su gloria y la gloria de sus heridas. La Transfiguración no sólo es   una visión para comprender y aceptar el escándalo de la Pasión y Muerte del Señor sino para captar la esencia de la divinidad de Jesús que no es una altísima gloria dada por el Padre a un hombre sino un atributo propio: la divinidad preexistente de Jesús. San Juan Damasceno dice:"Cristo al transfigurarse no asume aquello que e1 no era, ni se transforma en algo distinto de lo que era, sino que se manifiesta a sus discípulos tal como era, abriéndoles los ojos y convirtiéndoles de ciegos en videntes". La Transfiguración es el preanuncio de la gloriosa venida del Señor al final de los tiempos, Es también el fortalecimiento vocacional del discipulado-misión de los apóstoles. Es un aliento para las pruebas de sus discípulos, pues se hace difícil aceptar la cruz sin la luz de la resurrección; y para las pruebas en la evangelización escribirá San Pablo a Timoteo: "Sufre por el Evangelio, sostenido por la fuerza de Dios"(Tim 1,8b). La Transfiguración indica además que no hay gloria sin sufrimiento, que no hay experiencia de Dios sin padecimiento, que no hay resurrección sin cruz. El dolor y la muerte no forman parte del plan divino, cuyo principal objeto es la vida, pero en la pedagogía divina son camino de redención y salvación. Nosotros, miembros del Cuerpo de Cristo(de su cuerpo sufriente y glorioso),un día seremos glorificados como E1. Si compartimos la cruz con El, también compartiremos la gloria. Dice el texto del Evangelio:"Desde la nube se oyó una voz que decía: "Este es mi Hijo, el Elegido, escúchenlo (Le 9,35). En esta escena paternal-filial y cristológica, el oráculo con la voz del Padre celestial lo termina aclarando todo:"Este es mi Hijo, el elegido. Escúchenlo"(v.35).

Este es mi Hijo...son palabras del salmo 2 'con motivo de la entronización del rey mesiánico.

Mi elegido. Con estas palabras, Isaías (42,1) presenta al misterioso Siervo de Yahvé que salvará al pueblo con sus dolores y muerte, Escúchenlo. Es lo que Dios ordena al pueblo cuando anuncia la venida de un profeta como Moisés (cfr.Deut 18,15). Jesús se ha convertido en la misma Palabra divina de la revelación.   Los evangelios no pueden expresarlo más claro y con mayor autoridad: Jesús es la Toráh misma, la Palabra de vida que ha de ser escuchada.

  • 76 veces leída
  • Opinión
  • Opinión

También le puede interesar...

17 Marzo 2019, 08:46

Dedicados por el séptimo sello

16 Marzo 2019, 09:18

¿Freno a la inversión?

16 Marzo 2019, 09:18

Filtro de noticias

15 Marzo 2019, 09:17

Alimentos y soberanía

15 Marzo 2019, 09:16

Homenajes a Líber Forti

Hemeroteca



Editora Canelas del Sur S.R.L.

El Potosí © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Cochabamba Nº35 (junto a la ex Unidad Sanitaria). Potosí - Bolivia

Teléfono:

Central telefónica: +591 4 6227835

Correos electrónicos:

Informaciones:info@elpotosi.net

Redes Sociales

Síguenos en:


Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.1.1
Desarrollado por ROOTCODE