Banco BISA
Diario Digital El Potosí


Bolivia en el nuevo escenario continental

06 Enero 2019Editorial
A+ A-

Si hay algo en lo que están de acuerdo de manera unánime todos quienes desde los más diversos puntos de vista observan y analizan el nuevo escenario político latinoamericano, es en que estamos asistiendo a un viraje radical cuyos efectos trascenderán las fronteras de cada país y tendrán muy profundas consecuencias en todo el continente y se proyectarán hacia el futuro.

El primer impulso a ese cambio de rumbo lo dio hace tres años el triunfo de Mauricio Macri en las elecciones argentinas de 2015. El giro dado por Lenin Moreno en Ecuador y la victoria del uribismo a través de Iván Duque en Colombia fueron los siguientes pasos en esa dirección y el punto culminante del viraje se alcanzó el pasado martes con la posesión de Jair Bolsonaro en Brasil.

En tales circunstancias, no resulta de ningún modo sorprendente la contundencia con que 13 de los países que integran el Grupo de Lima han anunciado su decisión de no reconocer al gobierno de Nicolás Maduro cuando el próximo jueves 10 de enero sea posesionado para iniciar una nueva gestión gubernamental.

México, cuyo flamante presidente, Andrés Manuel López Obrador se negó a respaldar la resolución del Grupo de Lima, es sin duda una excepción importante, pero de ningún modo suficiente para atenuar la magnitud del remezón político que está produciéndose en Latinoamérica.

En el nuevo escenario, se configura una muy clara polarización ante la que los puntos medios, representados en este caso por México, tienden a ser desplazados a un lugar muy marginal. Y mientras uno de los dos polos adquiere una inusitada fortaleza, el otro, representado con toda nitidez por Cuba, Venezuela y Nicaragua, se debilita con similar intensidad.

Ante tal panorama, Bolivia, y más concretamente el Gobierno de Evo Morales, queda ante una disyuntiva crucial y con muy poco margen de maniobra para eludir, como México, la presión de los polos en disputa.

Por ahora, el gobierno boliviano parece haber optado por la cautela, como se pudo ver en la manera condescendiente como Evo Morales asistió a la posesión de Bolsonaro. Tácitamente dio las espaldas a sus tres principales aliados  —Cuba, Venezuela y Nicaragua— hacia quienes no dio ninguna muestra de solidaridad, lo que tiene una carga simbólica que refleja la profundidad de la fisura que se ha abierto.

La próxima semana, cuando Maduro desafíe a casi todos los gobiernos latinoamericanos, marcará una línea divisoria ante la que Bolivia tendrá que tomar posición. Del lugar que ocupe dependerá no sólo el futuro político sino también el económico de nuestro país.

  • 135 veces leída
  • Opinión
  • Editorial

También le puede interesar...

05 Enero 2019, 09:12

Agencias de noticias

04 Enero 2019, 09:31

Tergiversar a la prensa

03 Enero 2019, 09:17

Evo, Bolsonaro y el pragmatismo

02 Enero 2019, 09:03

Un año difícil

31 Diciembre 2018, 09:16

El año que termina

Hemeroteca



Editora Canelas del Sur S.R.L.

El Potosí © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Cochabamba Nº35 (junto a la ex Unidad Sanitaria). Potosí - Bolivia

Teléfono:

Central telefónica: +591 4 6227835

Correos electrónicos:

Informaciones:info@elpotosi.net

Redes Sociales

Síguenos en:


Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.1.1
Desarrollado por ROOTCODE